SALUDO DE BIENVENIDA

Mensaje del Segundo Trimestre

Enfrentamos un año que se presenta difícil para todos los centros concertados,  teniendo en cuenta, sobre todo, que toca renovación de conciertos y que cada vez están estrechando más el cerco; ya me habéis escuchado en varias ocasiones a lo largo del primer trimestre hablar de las múltiples situaciones de acoso y persecución a que nos estamos viendo sometidos y a las tremendas injusticias que se están cometiendo con personal nuevo o de sustitución, al no permitir, por negligencias suyas, que cobraran a tiempo o que aún algunos no hayan cobrado. Parece que, a partir de enero, Escuelas Católicas va a movilizarse, pero, de todas formas, en el ED ya hemos hablado de la necesidad que sean las familias los que se movilicen y se planten en serio en contra de la guerra declarada a los centros concertados en Andalucía y que va en contra de la misma Constitución. Ya iremos pensando estrategias.

Pero la movilización social no es óbice para que cada uno de nosotros luche por hacer que nuestro colegio sea el mejor, haciéndonos nosotros los mejores educadores.  Es cierto que hay circunstancias externas -que tantas veces nombramos-, quemerman nuestra motivación: el escaso reconocimiento social, la poca confianza de la sociedad en la labor del profesor, el mejorable apoyo de las familias, los cambios legislativos, las mismas condiciones laborales... Todo eso está ahí, pero tendemos a echar las culpas de los fracasos casi siempre a otros, pero muy poquito a nosotros mismos. Yo tengo éxito gracias a mí, pero mis desgracias son siempre responsabilidad de otros. Eso no es así. La motivación depende de uno mismo, no es culpa de mi sueldo, del equipo directivo, de mis compañeros, de los alumnos, de los padres, de la Junta, de la sociedad... Salir de la contaminación ambiental negativa es difícil. Pero me encantaría que este precisamente fuera el año del despertar, ya sea de los profesores más nuevos, como de los más veteranos; despertar a la conciencia de que cada uno es el único responsable de la motivación o desmotivación de los alumnos en su aula y, por ende, de sí mismo. Un docente apasionado tiene más probabilidad de crear alumnos apasionados.  Debemos convencernos de que tenemos una profesión maravillosa y pocas profesiones tienen un impacto social como la nuestra. El mensaje es: hagamos la revolución desde las aulas, no esperemos a que las circunstancias sean las mejores. Cerremos la puerta de nuestra clase pensando que durante una hora debo crear un ambiente de motivación que ayude a mis alumnos a ser mejores personas ante el futuro. La neurociencia, de gran actualidad en sus aplicaciones a la enseñanza, dice que el gran cambio está en las emociones: si el maestro, el profesor, se emociona, podemos emocionar a nuestros alumnos a través de la curiosidad, puesto que es imposible enseñar si un alumno no quiere aprender. La transformación consiste, por tanto, en saber cómo quiere aprender el alumno. Ser docente no es llegar a un aula y soltar lo mucho que sé sobre determinada materia, sino conseguir que mis alumnos quieran aprender.

Motivación, emociones, alegría, pasión...: todo lo que Don Bosco nos sigue diciendo en el hoy y que hunde sus raíces en la esencia de su testimonio.  Estamos en el mes de su conmemoración, pidámosle que nos ayude a parecernos un poco más a él cada día. Conozcamos a nuestros niños y jóvenes: sus talentos (todos los tienen, aunque no todos los mismos), su experiencia previa y sus necesidades. Hay que crear ambientes de aprendizaje que les haga sentirse cómodos y seguros emocional, espiritual y psicológicamente. Los estudiantes tienen que saber que pueden confiar en su educador, y más aún siendo educadores salesianos, evitando el sarcasmo, la ironía o la corrección en público (recordemos siempre la palabrita al oído). La diferencia entre un buen profesor y un gran profesor no es su experiencia o su conocimiento; tiene que ver con su pasión. Pasión por el tema, pasión por enseñar, pasión por hacer de ellos buenos cristianos y honrados ciudadanos. La mejor enseñanza -ya sabemos por Don Bosco y Madre Mazzarello- no sale de fórmulas o de libros, sino que sale del corazón. Enseñamos lo que somos. Y otra cosa importante que no debemos perder de vista: la enseñanza efectiva se deriva de la calidad de la relación entre el educador y su alumno, no termina cuando suena el timbre o se acaba el día de clase, puesto que el principal ingrediente de la educación es el amor por ella y por sus destinatarios.

A pesar de todo lo dicho, a pesar de lo mucho de reto que conlleva nuestra tarea, me aferro fuertemente a la esperanza, sigo creyendo en las personas y estoy convencida de que la educación es el más noble, arriesgado, apasionante, humano y humanizador de los trabajos. Es la apasionante aventura para la que cada uno de nosotros hemos sido llamados y en la que es preciso poner un alto grado de coraje moral e idealismo, de racionalidad y utopía. La educación más actual precisa de nuestro carisma salesiano, precisa de una síntesis dinámica entre razón y pasión, de mente y conducta, de pensamiento y sentimiento, de ciencia y arte, de trabajo y placer.

Feliz trimestre a todos

Amalia Campos (Directora)

 

Reuniones PADRES 17-18
Bienvenidos al nuevo curso escolar 2017-2018. Les convocamos a la primera reunión de padres que tendrá las fechas y horarios que les expoemos en un archivo adjunto.
Horario 1º Día ESO Bach CCFF
Os dejamos el horario correspondiente al viernes 15 Septiembre para las presentaciones de las etapas ESO, Bachillerato y CCFF. Una vez incorporados los alumnos a la hora indicada, permanecerán en…
Comunicado primer día Clase
Os adjuntamos una comunicación emitida por el EQUIPO DIRECTIVO acerca del horario para el primer día de clase para las etapas de ESO, Bachillerato y CCFF.
Primeros días clase y Adaptación
Para los cursos desde 4 años hasta 6º Primaria el horario del primer día de clase (11 de Septiembre) será de 11:30h a 14h.   Además se os adjunta una…
Venta Uniformes/Reserva de libros
Os dejamos colgadas anexo a este artículo, la hoja para la reserva de libros de 3 años y el horario de venta de los uniformes
Volver